Que es la formacion integral humana y religiosa

Significado de la formación integral en la fe

El desarrollo humano integral consiste en la formación de la persona humana, en todas sus dimensiones: física, espiritual, intelectual, emocional y social. También se trata de la formación de comunidades, con sus diferentes grupos y énfasis, que se unen para trabajar por el bien común.

El Desarrollo Humano Integral sustenta todo lo que hacemos como equipo de Vida Católica y Formación en la Fe. Sitúa a la persona humana, en sus diversas dimensiones, que está hecha para ser amada y para amar a Dios y a los demás, en el centro del desarrollo de nuestras comunidades.

Por qué es importante el desarrollo integral

El Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral fue creado el 17 de agosto de 2016 a partir de la unión de cuatro Consejos Pontificios, según los deseos que nuestro Santo Padre el Papa Francisco expresó en su Carta Apostólica, bajo la forma de un Motu Proprio, Humanam Progressionem.

Los cuatro Consejos son el Consejo Pontificio Justicia y Paz, el Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, el Consejo Pontificio Cor Unum y el Consejo Pontificio para los Agentes Sanitarios.

Consejo Pontificio Justicia y Paz. Este Consejo se dedicó especialmente a impulsar y difundir la Doctrina Social de la Iglesia, sobre todo en lo que se refiere al empleo. Recogió noticias y resultados de estudios sobre la justicia y la paz, el progreso de los pueblos y la violación de los derechos humanos. Favoreció la colaboración con todos los demás órganos y asociaciones dedicados, incluso fuera del círculo de la Iglesia, a la promoción de la justicia y la paz y a la salvaguarda de los derechos humanos, en particular del derecho a la libertad religiosa. Trabajó para sensibilizar a los pueblos a favor de la paz, especialmente con motivo de la «Jornada Mundial de la Paz», y a favor de la protección de toda la Creación, con motivo de la «Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación» lanzada por el Papa Francisco el 1 de septiembre de 2015. Por último, este Consejo Pontificio ofreció su ayuda a todos los sectores de la Iglesia, como las Conferencias Episcopales y, a través de ellas y con su consentimiento, a los órganos creados para el estudio de las cuestiones relacionadas con la misión del Dicasterio, al que también se confió la Fundación San Matteo (ahora llamada Fundación Justicia y Paz).

Significado de la formación integral

En 1967, el Papa Pablo VI postuló la noción de «desarrollo humano integral», que, tal y como fue desarrollada por sus sucesores, Juan Pablo II y Benedicto XVI, rompió con el proyecto moderno de desarrollo puramente económico y tecnológico, dando lugar a una original comprensión del «desarrollo». La doctrina papal, como concepciones convencionales del desarrollo, está a favor del crecimiento económico, la innovación tecnológica y la aplicación de programas sociales. Sin embargo, como el «desarrollo humano integral» hace hincapié en el objetivo religioso de reconciliar a la humanidad con Dios mediante la creación de una familia humana por encima de estas cuestiones sociales y económicas más materiales, no puede equipararse a la teoría secular del desarrollo. Este capítulo destaca el carácter único de esta doctrina y examina sus influencias en el marco teórico de la comunidad internacional del desarrollo.

Notas de los editoresReferencia de la edición : Bertina, L. (2013) «La doctrina católica del ‘desarrollo humano integral’ y su influencia en la comunidad internacional del desarrollo», en Política de desarrollo internacional: Religión y Desarrollo, nº 4, Ginebra: Graduate Institute Publications, Basingstoke: Palgrave Macmillan, pp. 115-127.

¿Qué importancia tiene el trabajo en el desarrollo integral de las personas?

El desarrollo humano integral es una perspectiva de desarrollo centrada en el ser humano que sostiene que el auténtico desarrollo es el que hace a cada persona «más humana» y busca promover el bien de toda la persona y de cada persona. Este capítulo comienza con una breve explicación de los orígenes e implicaciones de los fundamentos conceptuales del desarrollo humano integral. El desarrollo humano integral ofrece un enfoque participativo verdaderamente radical del desarrollo humano al centrarse en el bienestar de toda la persona, y en cada persona, ya sea pobre, desfavorecida y marginada o rica, privilegiada y poderosa. Se examinan las cuestiones relativas a la capacidad de acción, la libertad cívica y la relación del desarrollo humano integral con la doctrina social católica. La conclusión ofrece una breve explicación del desarrollo humano integral en la práctica.

El desarrollo humano integral es una perspectiva de desarrollo centrada en el ser humano que tiene su origen en la doctrina social católica. La perspectiva sostiene que el auténtico desarrollo es aquel que hace a cada persona «más humana». Aunque rara vez se nombra en la literatura, el desarrollo humano integral ha tenido una influencia considerable en las nociones de desarrollo auténtico y, a su vez, en la ética del desarrollo. En este breve capítulo, ofrezco una breve explicación de los orígenes y las implicaciones de los fundamentos conceptuales del desarrollo humano integral, tanto dentro como fuera de la Iglesia católica. Sostengo que el desarrollo humano integral ofrece un enfoque participativo verdaderamente radical del desarrollo humano. Planteo brevemente y respondo a algunas preocupaciones sobre la agencia, la libertad cívica y la conexión del desarrollo humano integral con la Iglesia católica. Concluyo con una breve explicación del desarrollo humano integral en la práctica.