Nota de corte fp educacion infantil

TPR, FPR, ROC y AUC explicados con Excel

Antecedentes: El objetivo del presente estudio fue desarrollar y probar la validez del Early Years Check-In (EYCI), una nueva herramienta que mide las preocupaciones de los padres y educadores con respecto al desarrollo de los niños. El estudio examinó la concordancia del EYCI con la 3ª edición de las Escalas de Bayley para el Desarrollo de Bebés y Niños Pequeños (BSID-III), una medida establecida del desarrollo infantil. Se exploraron dos posibles umbrales: uno para identificar a los niños con un probable retraso y otro para identificar a los niños en el umbral de funcionamiento límite.

Métodos: Se reclutaron padres de niños de entre 18 y 42 meses de edad en centros de atención infantil de Ontario, Canadá. El estudio se desarrolló en dos fases. La fase I, destinada a pilotar la medida, incluyó a 49 niños. La fase II, una prueba de la validez de la versión final, incluyó a 199 niños. Los padres y los educadores completaron el EYCI para el niño, mientras que un evaluador ciego completó el BSID-III.

Resultados: El EYCI demostró una buena sensibilidad y especificidad (86 y 82%, respectivamente) como herramienta completada por los padres que identifica a los niños con un probable retraso. Sin embargo, el valor predictivo positivo (15%) sugiere que es probable que el EYCI sobreidentifique a los niños. Al identificar a los niños que demostraron un retraso límite, el ICEA demostró una buena sensibilidad (80%) pero una escasa especificidad (49%). Los resultados del ICEA completado por el educador fueron pobres tanto para el retraso probable como para el límite.

Cómo calcular la sensibilidad y la especificidad

Encontré que las desventajas en 2010 se corresponden con puntuaciones más bajas en las pruebas de desarrollo infantil de 2012 (Fig. 2, Tabla Suplementaria A2). Los niños con cualquier desventaja tienen un rendimiento entre 0,165 y 0,497 de desviación estándar peor que los niños sin desventajas; la mayoría de las diferencias son estadísticamente significativas (Tabla Suplementaria A2). Aunque las puntuaciones medias de los distintos grupos de desventaja no son estadísticamente diferentes, las puntuaciones de los niños que sólo tienen la desventaja SES son, en promedio, 0,04 desviaciones estándar más altas que las puntuaciones de los niños que sólo tienen la desventaja de desarrollo infantil. Los niños con ambas desventajas obtienen puntuaciones aún peores que los niños con una sola desventaja; las diferencias en las puntuaciones medias de los que tienen ambas desventajas son, en promedio, de 0,04 desviaciones estándar (desventaja de desarrollo infantil) y de 0,07 desviaciones estándar (desventaja SES). Sin embargo, las desventajas no son aditivas, en el sentido de que el tamaño de la desventaja de ambas desventajas es sustancialmente menor que la suma de los tamaños de la desventaja de cada una por separado. Dado que los intervalos de confianza de las puntuaciones medias entre los grupos desfavorecidos se superponen en todos los ámbitos (Fig. 2), no puedo rechazar que tener ambas desventajas sea peor que tener una sola desventaja.Fig. 2Puntuaciones medias estandarizadas, 2012, por tipo de vulnerabilidad 2010Imagen a tamaño completo

Cafés

El ASQ es un sistema flexible y permite a los programas elegir la frecuencia de las pruebas de detección en función de lo que mejor funcione con los objetivos y las capacidades de su programa. Recomendamos que los programas realicen exámenes con regularidad desde el primer mes hasta los 6 años, en lugar de una sola vez, teniendo en cuenta los rápidos cambios socio-emocionales y de desarrollo que se producen en los niños.

Los padres también tienen necesidades diferentes en las distintas etapas del desarrollo del niño. Por ejemplo, algunos padres se sienten muy cómodos y tranquilos con la crianza de los bebés, pero comienzan a sentirse desafiados cuando su hijo se convierte en un niño pequeño y se esfuerza por ser independiente. Además, cualquier cambio en el hogar, la escuela o el estado de salud de los niños puede afectar en gran medida a su desarrollo.

En el caso de los niños desde el nacimiento hasta los 24 meses, es adecuado realizar un cribado con el ASQ-3 cada 4-6 meses. Si se sospecha que existe un retraso, los programas deben volver a realizar el cribado en 2-3 meses. Para los niños de 2 a 3 años, cada 6 meses es adecuado, a menos que se sospeche un retraso. Utilizar cada intervalo de edad del ASQ:SE-2 es un programa de control razonable. Los programas con menos recursos pueden elegir intervalos específicos para sus esfuerzos de control.

Interpretación de las emisiones térmicas y no térmicas de alta energía

Tabla 2 Contextos y procedimientos de recogida de datosTabla de tamaño completoParticipantesLas características de la muestra de cada país se presentan en la Tabla 3. El tamaño de las muestras oscilaba entre los 549 niños de Tuvalu y los 12.191 de Samoa, con edades comprendidas entre los 2 y los 6 años. Aunque el eHCI se diseñó para captar el desarrollo de los niños de 3 a 5 años, la herramienta también se ha utilizado para recopilar datos sobre niños que se encuentran ligeramente fuera de este rango de edad. Esto se debe a que los propósitos de recopilación de datos varían de un país a otro. Por ejemplo, en la República Democrática Popular Lao, se incluyó a los niños de 2 años en la recopilación de datos, ya que este conjunto de datos sirve como medida de referencia para un ensayo de control aleatorio; era necesario incluir a los niños más pequeños en la línea de base para garantizar que también entraran en las recopilaciones de datos de línea media y final en los años siguientes. La muestra de cada país presentaba un reparto relativamente equitativo de hombres y mujeres; la educación materna oscilaba entre la mayoría de los niños con madres que nunca habían asistido a la escuela (30,2%), habían empezado (27,3%) o habían terminado la escuela primaria en la RDP de Laos (29,1%), y la mayoría de los niños con madres que habían completado la escuela secundaria (42,2%) o los estudios terciarios en Tonga (17,8%); mientras que el porcentaje de niños que habían asistido a la escuela preescolar oscilaba entre el 23,2% en la RDP de Laos y el 100% en Brasil.