Fp imagen para diagnostico

Radiología de la vena marginal de Servelle

La demencia es un síndrome cerebral crónico que afecta a 35,6 millones de personas en todo el mundo y se prevé que esta cifra se triplique para 2050 (115,4 millones). Por lo tanto, tiene un enorme impacto en la prestación de asistencia sanitaria que actualmente cuesta al mundo más de 604 mil millones de dólares al año (Wimo et al., 2013).

La causa más frecuente de demencia en los ancianos es la enfermedad de Alzheimer (EA), seguida de la demencia vascular (DV), la enfermedad de Parkinson con demencia (EPD) y la demencia con cuerpos de Lewy (DCL). Juntas representan más del 90% de los casos de demencia en los ancianos (Albanese et al., 2007).

Figura 1. En la DVa, los factores de riesgo cerebrovascular inducen una disfunción neurovascular que conduce a una disfunción y daño cerebral. En la enfermedad de Alzheimer (EA), la escisión de la proteína precursora amiloide por parte de las secretasas β y γ conduce a la acumulación de Aβ, que también causa disfunción y daño cerebral. Aunque individualmente estas vías son capaces de inducir un deterioro cognitivo, su interacción potencia sus efectos patogénicos. Así, el Aβ induce la desregulación vascular y agrava la insuficiencia vascular, potenciando así la disfunción y el daño cerebral asociados a los factores de riesgo vascular. Además, la hipoxia-isquemia resultante de la insuficiencia vascular aumenta la escisión de Aβ a partir de APP y reduce la eliminación de Aβ a través de la vasculatura cerebral, promoviendo la acumulación de Aβ y los consiguientes efectos deletéreos en el cerebro (Iadecola, 2010).

Radiología de anomalías vasculares pediátricas

Este artículo presenta una investigación independiente financiada por el Instituto Nacional de Investigación Sanitaria (NIHR). Las opiniones expresadas son las del autor o autores y no necesariamente las del Servicio Nacional de Salud, el NIHR o el Departamento de Salud.

Información del autorAutores y AfiliacionesAutoresContribucionesJT diseñó el estudio, escribió el software, recogió los datos del estudio de notificación y escribió el manuscrito. CR y EL participaron en el estudio de presentación de informes y revisaron el manuscrito. CL revisó las notas de los pacientes para establecer el diagnóstico de referencia y revisó el manuscrito. OB revisó las notas de los pacientes para establecer el diagnóstico de referencia, proporcionó orientación sobre la recopilación de datos y revisó el manuscrito. JF proporcionó orientación sobre el diseño del estudio y revisó el manuscrito. Todos los autores leyeron y aprobaron el manuscrito final.Autor correspondienteCorrespondencia a

El Comité de Ética de la Investigación de la Ciudad y el Este concedió la aprobación ética para el uso de los datos históricos de los pacientes en este estudio (número de estudio 15/LO/0736). Al tratarse de un estudio retrospectivo, no fue necesario el consentimiento informado.

Síndrome de Klippel-trenaunay-weber

Tabla 1 Sensibilidad, especificidad y exactitud predictiva de las características diagnósticas potenciales preespecificadas detectadas mediante métodos de imagen multimodales no invasivosTabla de tamaño completoLa sensibilidad y especificidad de varias combinaciones de estas 5 características diagnósticas potenciales (Fig. 1) con AUC de 0,8 o superior se utilizaron para el diagnóstico de la VCP puede verse en la Tabla 2. Cuando se utilizaron al menos 2 de los 5 criterios principales para diagnosticar la VCP, la precisión predictiva (AUC) tiene el valor más alto de 0,90, con una sensibilidad de 0,88, una especificidad de 0,92, un valor predictivo positivo de 0,92 y un valor predictivo negativo de 0,89.

Fig. 1Características diagnósticas potenciales típicas detectadas mediante fotografía de fondo de ojo (FP) y tomografía de coherencia óptica (OCT) de barrido B que sugieren el diagnóstico de vasculopatía coroidea polipoidea. Estas 5 características (cabeza de flecha verde), incluyendo el nódulo subretiniano naranja en la PF (a), el desprendimiento epitelial pigmentario (PED) en forma de pulgar en la OCT (b), el PED con muescas en la OCT (c), el signo de la burbuja en la OCT (d) y la depresión de la membrana de Bruch bajo el PED serosanguinolento en la OCT (e), se utilizaron como criterios principales en el estudioImagen a tamaño completo

Tríada del síndrome de Klippel-trenaunay

Gammagrafía SPECT [123I]FP-CIT obtenida (3 h después de la inyección) en un control femenino sano de 21 años (lado izquierdo) y en un control femenino sano de 78 años (lado derecho). La unión estriatal de la [123I]FP-CIT es simétrica y claramente visible tanto en el núcleo caudado como en el putamen, tanto en el control joven como en el control sano de edad.

Algunos estudios de SPECT de [123I]FP-CIT informaron de mayores ratios de unión estriatal en mujeres que en hombres (Lavalaye et al. 2000; Eusebio et al. 2012), aunque esto no se observó en todos los estudios de [123I]FP-CIT. Asimismo, un estudio de [123I]β-CIT SPECT realizado en una gran cohorte de controles sanos (70 hombres y 52 mujeres) no encontró un efecto significativo del género en los ratios de unión estriatal (Best et al. 2005). Por otro lado, un gran estudio de SPECT [123I]FP-CIT demostró que los ratios de unión estriatal son mayores en las mujeres que en los hombres (Varrone et al. 2013). En conjunto, estos datos sugieren que la precisión diagnóstica de la [123I]FP-CIT SPECT en estudios clínicos de rutina puede mejorarse teniendo en cuenta los efectos del género.