Fp energias renovables a distancia

Geopolítica de la energía

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado hoy que el Gobierno regional pondrá en marcha nuevos ciclos formativos y cursos de Formación Profesional especializados dirigidos a las energías renovables y la ciberseguridad, dos de las modalidades de FP con mayor demanda y proyección de futuro y que cuentan con un alto índice de inserción laboral. «El mundo nos plantea nuevas necesidades y la Formación Profesional tiene que saber aceptarlo y resolverlo, que es también una de las misiones que nos encomienda la Unión Europea», ha explicado.

En concreto, el Ejecutivo regional va a incorporar el próximo año un título de Técnico Superior en Energías Renovables para formar a los futuros profesionales en la promoción, montaje, operación y mantenimiento de instalaciones de energía eólica y solar. Asimismo, va a poner en marcha el Curso de Especialización de Formación Profesional en ciberseguridad y un Título de Técnico en Obras de Interior, Decoración y Rehabilitación, para dar respuesta al sector de la construcción en el ámbito de las obras de reforma.

Uso del suelo para la energía solar

ResumenAunque la transición a las energías renovables intensificará la competencia global por el suelo, los impactos potenciales impulsados por la energía solar siguen sin explorarse. En este trabajo se calculan las necesidades potenciales de suelo solar y las emisiones relacionadas con el cambio de uso del suelo para la UE, India, Japón y Corea del Sur. Se desarrolla un método novedoso dentro de un modelo de evaluación integrado que vincula los sistemas socioeconómicos, energéticos, terrestres y climáticos. Con una penetración del 25-80% en el mix eléctrico de esas regiones para el año 2050, encontramos que la energía solar puede ocupar entre el 0,5 y el 5% del total de la tierra. Los cambios resultantes en la cubierta del suelo, incluidos los efectos indirectos, probablemente causarán una liberación neta de carbono que oscilará entre 0 y 50 gCO2/kWh, dependiendo de la región, la escala de expansión, la eficiencia de la tecnología solar y las prácticas de gestión del suelo en los parques solares. Por lo tanto, debería aplicarse una planificación y regulación coordinada de las nuevas infraestructuras de energía solar para evitar un aumento significativo de sus emisiones en el ciclo de vida a través de las pérdidas de carbono terrestre.

Geopolítica de las energías renovables

Para Alemania, el año 2020 fue un año de referencia en la producción de energía renovable. Las fuentes de energía limpia -granjas eólicas y paneles solares, así como centrales hidroeléctricas y de biogás- aumentaron su cuota de consumo de energía hasta el 46%, casi igualando la del carbón, el gas, el petróleo y la energía nuclear juntos. Y tras un periodo de estancamiento en la década de 2010, las emisiones de efecto invernadero de la cuarta economía mundial han vuelto a descender, el año pasado en unos 80 millones de toneladas de dióxido de carbono. Esto sitúa a Alemania un 42% por debajo de su nivel de emisiones de 1990, superando así su objetivo del decenio en 2 puntos porcentuales. Esta trayectoria es una buena noticia para Alemania y para la UE, que quiere que el continente sea neutro en carbono para 2050.

Sin embargo, el paso de Alemania a un sistema de energía que depende en gran medida de las energías renovables dependientes del clima se está topando rápidamente con los límites, problemas a los que se enfrentarán todos los países que cambien los combustibles convencionales por la energía eólica y solar. ¿Qué ocurre cuando el sol no brilla y el viento no sopla durante horas o incluso días? ¿Y qué pasa con los días cortos, oscuros y fríos de mediados de invierno, cuando las renovables cubren la demanda de energía de Alemania?

Requisitos de uso del suelo para las plantas de energía solar

Los ministros de Energía de la UE han acordado agilizar la concesión de permisos para los parques eólicos y fijar un objetivo más elevado de energías renovables, el 40% para 2030, como parte de los cambios en la Directiva de Energías Renovables (DER) y la Directiva de Eficiencia Energética (DEE) del bloque económico.

Tras la invasión de Ucrania y la necesidad de que Europa se desprenda de las importaciones rusas de energía, los ministros también aprobaron que el aumento de las energías renovables y la ampliación de la red necesaria para ello se consideren de «interés público general» y de «seguridad pública», con el fin de reducir las posibles impugnaciones judiciales y administrativas de los proyectos.